Yo tenía 8 años cuando fue la primera vez que escuche sobre el colesterol. ‘’No comas eso! Es malo para tu colesterol!’’ – escuchaba a mi abuela decirle a mi abuelo cada vez que los visitaba.

Mi abuelo, durante su vida tuvo tres ataques cardiovasculares. sobrevivió dos.

Todos los veranos viajamos para estar con el. Recuerdo su baño con un montón de píldoras y todo tipo de medicamentos. El refrigerador estaba repleto de productos light, productos 0% grasa y bebida, mucha bebida.

En ese entonces, su dieta era ‘’saludable’’. No comía nada que ‘’afectara su colesterol’’.

Comía pan, pasta y todo tipo de carbohidratos sin nada de sal. Evitaba a toda costa el aceite y la mantequilla. Aun tengo memoria de sus quejas en la mesa sobre lo infeliz que era con esa dieta tan desabrida.

Sin embargo, a pesar de todo eso, falleció de un tercer ataque al corazón.

¿Por que? Por no tener suficiente colesterol.

‘’El colesterol es malo’’

Esto es probablemente una de las mentiras más peligrosas que nos han vendido.

Lo primero que debes saber, es que tu cerebro, el órgano más importante, funciona con colesterol. Un estudio publicado en Cell Reports reveló la importancia del colesterol para proteger la memoria y mantener las células vivas y sanas.

Además, el colesterol es la sustancia con la que se fabrica la membrana de todas las células de tu cuerpo. En cierta forma, estamos hechos de colesterol.

Desde el año 1970, nos han estado vendiendo la idea de que el colesterol es malo para el corazón, junto con un montón de medicamentos, los mismos que compraba mi abuelo.

¿Comer grasas es malo para el corazón?

No.

Sorprendentemente, no es la grasa lo que tapa tus arterias, es el azúcar.

Si realizamos una autopsia a una víctima de un ataque cardiovascular, efectivamente, dentro de sus arterias encontraremos colesterol. ¿Pero por que esta ahi?

El colesterol no esta ahí porque este tapando las arterias, esta ahi porque esta intentando salvar a la arteria de la inflamación.

Cuando la pared de tus arterias (endotelio) se inflama, tu cerebro lleva colesterol a esa zona para acumularlo y comenzar a reparar esta pared rota.

En otras palabras, nuestro cuerpo utiliza el colesterol como un tipo de cemento para tapar los agujeros de las arterias. Llegando a tal punto, que el cemento tapa toda la arteria para salvarla de la inflamación.

Y el culpable de esta inflamación es el azúcar.

Al tener los niveles de glucosa muy altos debido al consumo excesivo de carbohidratos: como el pan, las harinas, las bebidas, los dulces, el arroz, el helado; y todos estos alimentos que disparan tu insulina, estas causando inflamación a tu cuerpo.

Después de 40 años, la verdad sale a la luz

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, responsable de actualizar las directrices cada cinco años, finalmente aceptó que el colesterol no es un nutriente peligroso.

En base a esta afirmación y luego de toda una vida en contra del colesterol, el Dr. George V. Mann, director adjunto del estudio de Framingham para la incidencia y la prevalencia de la enfermedad cardiovascular y sus factores de riesgo afirma:

“Las grasas saturadas y el colesterol en la dieta no son la causa de la enfermedad coronaria. Este mito es el mayor engaño del siglo, tal vez de cualquier siglo”.

Esto significa que los huevos, la mantequilla, los productos lácteos sin azúcar, las nueces, el aceite de coco y las carnes se han clasificado ahora como seguros y han sido oficialmente eliminados de la lista de nutrientes de preocupación.

Como ves, lo que debería preocuparte no es la grasa, es el azúcar y los carbohidratos refinados.

No esperes a que sea demasiado tarde para cambiar tu alimentación y revertir los daños que le has causado a tu cuerpo.

Estoy seguro que mi abuelo te diría lo mismo.

Leave a reply

0