Un amigo que ha tenido problemas disminuyendo los carbohidratos de su dieta, ya sea por eventos sociales, amigos o simplemente antojos, me preguntó si aun así era posible estar en Ketosis, ya que todo el resto de su alimentación era “bastante” Keto.

Sea cual sea tu objetivo con la dieta ketogénica y el ayuno intermitente, es de suma importancia que sigas leyendo, ya que existe un gran diferencia entre Ketosis y la adaptación Keto, sobre todo si no llevas más de un mes con este tipo de alimentación.

¿Que es la adaptación Keto?

Todos estamos en Keto en algún punto de nuestro día, incluso si no es nuestra dieta principal.

Cuando estás en ayunas, lo primero que hace tu cuerpo es vaciar tus depósitos de glucógeno para luego ingresar a la grasa y producir energía. Eso es Ketosis, tu cuerpo utiliza la grasa (ketones) como combustible en ausencia de carbohidratos (glucosa).

Pero eso no significa que tu cuerpo utilice la grasa como fuente de energía principal, lo hace de manera excepcional.

¿Te has dado cuenta cuando pasas mucho tiempo sin comer, te sientes cansado y tu cuerpo te pide comer? eso pasa cuando aun no esta adaptado a quemar grasa y tu cuerpo prefiere pedirte más comida (es más fácil).

Cuando estás keto adaptado la situación es diferente.


Estar Keto adaptado significa que has tenido éxito en convertir tu cuerpo a una máquina quema grasa. Has desarrollado una nueva maquinaria celular, nuevas enzimas que están adaptadas para quemar tu grasa como algo normal y combustible principal.

Este proceso puede tomar de dos a tres semanas o incluso más, podría llevar hasta seis semanas. Ten en cuenta que has estado consumiendo carbohidratos y utilizando el  azúcar como combustible durante toda tu vida.

Adaptándonos al cambio

Algunas personas experimentan cambios en su cuerpo cuando van desde la quema de azúcar a la quema de grasa. Fatiga, dolores de cabeza, cansancio, ansiedad, etc. Todos estos síntomas son fáciles de manejar.

Básicamente necesitas más minerales como sodio, potasio y vitamina B. Revisa nuestro artículo de «Cómo acelerar la keto adaptación» .

Cuando te encuentras en esta transición, tal vez no perderás tanto peso como eseprabas y es normal, ya que tus enzimas aún no tienen la capacidad para quemar tu grasa como algo frecuente.

Pero cuando estás completamente adaptado, empiezas a quemar buenas cantidades de grasa y es fácil identificar la diferencia.

Por lo tanto, no te desanimes al principio, simplemente date cuenta que aún no has adaptado bien tu cuerpo al estado Keto.

¿Cómo saber si estás adaptado a Keto?

  1. Ya no tienes antojos de carbohidratos en absoluto. Cero.
  2. No tienes hambre, especialmente entre las comidas. Estás muy satisfecho después de tu comida Keto. (Si sigues con hambre después de una comida, es porque todavía tienes problemas regulando tu insulina. Necesitas algo más de tiempo, paciencia).
  3. No tienes ningún dolor de cabeza ni estás de mal humor. Si te saltas una comida, tu estado de ánimo no se ve afectado.
  4. Ya no tienes fatiga. No te sientes cansado o te sientes raro. Te sientes realmente estabilizado y energizado.
  5. Puedes pasar largos periodos de tiempo sin comer.

Así es como sabemos que estás Keto adaptado.

En conclusión

Volviendo al tema de mi amigo, saliéndose de la dieta durante las primeras semanas con dulces, alcohol, carbohidratos (que podría ser tu caso también) es muy poco probable que logres adaptar tu cuerpo a la quema de grasa, ya que no le estás dando el timpo suficientes a tus celulas para que se adapten.

Si sigues saliéndote de tu dieta sin haber conseguido al menos 30 días de estricta dieta Keto y experimentar las señales que comprueban un estado Keto adaptado que mecionamos arriba, tu modo Keto no funcionará.

Para lograrlo, solo tienes que comprometerte, sin hacer trampa. Apégate a esto. Hazlo durante al menos durante tres o cuatro semanas y luego será más fácil.

Enfócate en tus metas y objetivos. Lo bueno cuesta! pero perdura.

Leave a reply

0