¿Superpoderes?

Sí, no exagero.

Probablemente has escuchado lo popular que se ha vuelto el vinagre de manzana, pero, ¿Tienes idea de por qué específicamente?

En este artículo te contaremos 5 increíbles maneras en como el vinagre de manzana es considerado un superalimento y porqué deberías incluirlo en tu dieta ahora.

1. La ciencia del vinagre

Lo sé, no a todos nos gusta la ciencia, pero el vinagre de manzana no sería lo que es hoy si no tuviera un impacto en el metabolismo.

Lo que hace el vinagre de manzana es que regula la actividad de los ácidos grasos en el cuerpo. Esto significa que permite que los ácidos grasos (el combustible que sale de los alimentos que consumes), se utilicen en una forma óptima.

Suerte para nosotros, esto hace que el cuerpo quiera usar más nuestras grasas para producir energía. Por lo que funciona de manera realmente poderosa, sobre todo si estamos en Ketosis.

2. Genera termogénesis

La termogénesis es donde la temperatura corporal central del cuerpo sube, lo que nos permite potencialmente oxidar más grasa.

Solo hasta este punto, ya estás combinando: una mejor utilización de los ácidos grasos para quemar grasa y la termogénesis para oxidarla. Nada mal, ¿Verdad?

3. El terror de los carbohidratos

Si creíste que ya tenías suficientes razones para ir por tu vinagre de manzana, espera a ver lo que sigue.

Nuestro súper alimento ayuda con el metabolismo de carbohidratos, y lo hace de diferentes maneras.

Lo primero, es que reduce la respuesta glucémica. Esto significa que reduce la carga de azúcar de un alimento. Por ejemplo, te saliste de tu dieta y te comiste un brownie con xxx cantidad de azúcar. En lugar de llevarte el 100% de ese azúcar, el vinagre de manzana lo reduce a un 70%.

¿Cómo sucede esto?

Limitando los transportadores de glucosa.

Normalmente, cuando consumes carbohidratos, estos llegan al estómago y luego saltan sobre los transportadores de glucosa para viajar por el resto del cuerpo. El vinagre de manzana reduce la cantidad de transportadores de glucosa disponibles para que los carbohidratos no lleguen a ninguna parte. Sólo se digieren y se eliminan.

En pocas palabras, reduce el impacto total de un carbohidrato en tu cuerpo. Lo cual es algo sencillamente increíble.

4. Elimina el colesterol malo (LDL) y Refuerza tus bacterias buenas

Lo hace de una manera realmente única. Hay algo llamado ácido clorogénico que se encuentra en el vinagre de manzana y evita la oxidación del colesterol malo (LDL).

Además, el vinagre de manzana tiene poderosos beneficios antimicrobianos. Ayuda a restaurar las bacterias buenas y mata las bacterias malas, estabilizando tu cuerpo.

5. La guinda de la torta

El vinagre de manzana ayuda significativamente con el ayuno.

Potencia la absorción de minerales. Esto te permitirá aprovechar al máximo los minerales que has almacenado en tu cuerpo y también te permitirá absorber más minerales de los alimentos que consumas.

Además, reducirá tu apetito.

¿Cómo Consumirlo?

Puedes consumirlo como aderezo en tus ensaladas, marinar tu alimentos o sencillamente (como yo lo recomiendo) diluyendo una cucharada sopera en un vaso de agua.

Un poco de vinagre de manzana por las mañanas te ayudará mucho a sentirte satisfecho para que sea puedas lograr tu período de ayuno sin estos grandes aumentos y caídas de azúcar en la sangre que te provocan hambre.

Claramente, el vinagre de manzana está científicamente probado como una máquina metabólica muy, muy potente.

¿Que esperas para conseguir el tuyo?


Leave a reply

0